Archivo del sitio

No fue un accidente…

…fue parte de los “daños colaterales”, de los “imprevistos previsibles” de este sistema de mierda, que mantiene los negocios capitalistas al costo del sudor y la sangre del pueblo. ¿Culpar a los trabajadores? ¿A los pasajeros? El colmo del cinismo. Los millones no van a sueldos ni a mantenimiento de trenes y vías: van a los bolsillos de los Cirigliano (no muy diferentes de los Taselli), de los Pedraza, de los Schiavi y los Kirchner de este mundo.

Che, Cristina, los 90, ¿no se habían terminado? Lágrimas de cocodrilo vierte la presidenta. Será para hacer juego con la cartera.

Anuncios

The “X Project”

Ellos están entre nosotros.

Me refiero a los gendarmes de civil infiltrados en las marchas.