Archivo de la categoría: Dibujo y Pintura

Sangre en las venas


Podría contar, como anécdota, cuáles fueron los hechos particulares que me conmovieron personalmente y me llevaron a pensar esto, pero creo que no vale la pena. Lo que sí merece ser compartido es esta sensación de electricidad en el aire, esta tensa calma que anticipa una tormenta.

La comodidad y la confianza infantil en un progreso gradual, automático y sin sobresaltos, empieza a resquebrajarse. La podredumbre que nunca dejó de estar ahí asoma de a poco, pero con violencia, sobre la artificial superficie. Como horribles granos llenos de pus emerge la realidad del espionaje del Estado sobre los trabajadores que se organizan y la izquierda, y estallan furiosamente el odio y la indignación cuando los 51 muertos del pueblo en Once son registrados fríamente por los empresarios y el gobierno como simples daños colaterales de este “capitalismo en serio”.

Pero la sangre sigue corriendo por dentro, y se acelera cada vez más. Es difícil medir el pulso de las masas. Es entonces cuando se hace preciso observar con cuidado algunos síntomas indirectos de su estado de ánimo.

La “cultura” no es algo homogéneo. La mercantilización se mezcla con las expresiones genuinas. Aún dentro de la cultura en general, la porción que uno podría denominar “arte” está también dividida, pero creo que acá los límites son un poco más claros, y el contraste se hace más evidente. Quizás sea simplemente porque es la pequeñoburguesía la primera en entrar en crisis cuando empieza a hacerse visible la incompatibilidad de intereses entre la clase trabajadora y los capitalistas, y se ve obligada a tomar posición ante el conflicto. Quizás porque desaparece el espacio “sagrado” que le tiene reservado al arte la democracia burguesa en épocas de paz y estabilidad. Deja de sentirse como algo natural seguir con la rutina sabiéndose vigilado y en peligro. Se hace necesario reaccionar ante eso, mirar alrededor, observar a las personas que están cerca. Imposible seguir como si nada cuando ya se sospecha que existen aliados y enemigos. Urge construir un espacio de seguridad y confianza donde organizar la resistencia y hasta planear una ofensiva. Se siente en el cuerpo la necesidad de cuestionar un sistema social que se apoya en mecanismos siniestros, y de organizarse para construir una alternativa real.

La cultura, en manos de la burguesía, es una máscara que disfraza burdamente la explotación y la opresión. La cultura real, la que es fruto de la vida misma, puede servirse de las máscaras para ponerse en la piel de los otros. Se puede ser un trabajador superexplotado, una víctima de la trata, un preso político, pero también un burgués que sabe que si puede mirar a la sociedad desde arriba es porque está parado sobre una pila de cadáveres, un policía adiestrado para obedecer sin hacer preguntas que se toma revancha sintiéndose un macho dominante cuando le pega a su mujer o tortura a un detenido, un funcionario que disfruta su parte de la torta haciendo la vista gorda ante la sideral ganancia empresaria a costa de ahorrarse la inversión en mejorar la seguridad para los trabajadores y usuarios de los transportes pero que duerme tranquilo porque es sólo un engranaje dentro de un sistema que siempre funcionó así. En conclusión: el arte puede recurrir a la ficción, al disfraz, a la mímesis, y sin embargo ser una herramienta al servicio de los trabajadores y el pueblo “desenmascarando” la perversidad del capitalismo y haciendo visible otra realidad posible: la de una sociedad sin explotadores ni explotados, donde no haga falta esconder nada monstruoso porque no se necesite ningún monstruo que mantenga oprimida a a una mayoría para que una minoría salga a lucir sus alhajas en una galería de arte o en la fila para entrar a un teatro mientras se queja de que la gente que duerme en la calle le afea el paisaje y no le permite disfrutar su paseo en paz.

Anuncios

¿Cómo ser una Gran Mujer?

Por lo pronto aclaremos que resulta imprescindible no ubicarse detrás de un Gran Hombre sino, en todo caso, al lado de un Gran Hombre.

En mi caso cuento con la ventaja de haber sido parida por una Gran Mujer, y criada por otra; pero de todos modos la grandeza propia hay que construirla de cero y a los golpes y, antes que nada, descubrir/decidir qué tipo de Gran Mujer una puede/quiere llegar a ser. Eso es lo más complicado.

Llama la atención cómo la grandeza en este mundo machista parece ser una virtud intrínsecamente masculina. Ya de entrada cualquier mujer que no se conforme con un papel secundario en su propia vida (vivir para su marido, sus hijos, sus padres) seguro irá cosechando a sus espaldas escandalizadas sospechas respecto de su femineidad. De esto podemos deducir un primer requisito básico: una actitud rebelde que rechace los estereotipos sociales machistas a los que se le exija atenerse.

Un segundo requisito ineludible es ser consciente de en qué mundo se vive. Por lo general esto se aprende por las malas: cuando una trata de ejercer libertades que se dan por sentadas y se choca con la cruel realidad de que no somos todos iguales, ni ante la ley ni ante nada. La opresión está ahí, pero sólo se la siente realmente cuando una deja de considerarla algo normal e intenta enfrentarla.

Y, en mi opinión, después hace falta también ser consciente de que la opresión de género no es la única que existe, y defender tanto las causas propias como las ajenas.

Demasiado ruido

¿Cuánto tiempo de soledad y silencio necesita una persona para sacarse de encima todo el ruido que tiene metido en la cabeza y llegar a escucharse a sí misma?

Cambia, todo cambia.

 

Después de la violenta intromisión del mundo exterior que significó la masacre de Once, retomo el enfoque egocéntrico original de este blog.

El bocetito este de arriba tiene un par de años. Lo hice cuando tuve que tomar la difícil decisión de pedirle a la amiga con quien compartía mi casa que se mudara. Desde hacía tiempo me sentía muy sola, y necesitaba realmente ESTAR sola para poner un poco de orden en mi cabeza. Fue un duelo terrible pero voluntario, y necesario.

Puede parecer quizás un poco chocante y hasta patético esto de exponer mis miserias públicamente en forma de dibujos, pero si ahora PUEDO hacerlo es porque justamente, eso ya no representa cómo me siento. Es una etapa superada. Ahora sólo falta pasar en limpio lo aprendido y deshacerse del resto. Me queda la certeza de que la mejor manera de combatir la soledad no es huir de ella sino aprender a ser aliado de uno mismo. Me quedo también con el descubrimiento de varias virtudes que no creía tener, y de varias debilidades que, una vez admitidas, ya no dan tanto miedo.

De los rastros que quedan de los dolores pasados, voy haciendo una selección. La mayoría puede ir directamente a la basura porque ya no significan nada. Otros, como este, no sólo los voy a conservar, sino que los voy a poner a plena vista de todo el mundo. Porque son pruebas de batallas ganadas, cicatrices de las que estoy orgullosa, y cuentan la verdadera historia de quién soy.

Es hora de abrir las ventanas y ventilar. Dejemos que entre el sol.

La Sra. Intelectualidad Progre en problemas

Cada vez resulta más complicado encontrar argumentos verosímiles para demostrar que todo lo que sucede es un invento de Clarín para atacar a la pobre Cris. ¿Cómo hacemos para despegar al gobierno de la masacre de Once? Ya quedamos como unos giles negando la existencia de espionaje (el llamado “Proyecto X”) pero justificando su uso en las causas contra los trabajadores de Kraft. A ver, pensemos. ¿Conviene plantear que el gobierno es completamente inocente porque “no tiene la menor idea de nada” y en realidad “tampoco tiene mucho poder que digamos”? Creo que no. Entonces, ¿decimos que no hay plata para más, que 50 muertos tampoco es la gran cosa, que corrupción siempre hubo y siempre va a haber y nadie puede hacerse el sorprendido? No, tampoco. Mejor, mutis por el foro.

De épocas más oscuras

Técnica mixta. Tintas y Photoshop.

Retrato de cierta persona

A la persona en cuestión mucho no le gustó su retrato. De todos modos, creo que la cosa va mejorando. Es mi segundo dibujo en Corel Painter, está hecho de memoria, y siempre me costó mucho dibujar caras. Teniendo todo eso en cuenta, creo que más o menos se la banca. No sé.  ¿Ustedes qué opinan?

Pintura digital

Estoy tratando de aprender a usar el Corel Painter en una computadora MUY MUY lenta. Bueno, este es el resultado de mi primer intento de pintura digital.

Tormenta en el Olimpo

San Valentín