No fue un accidente…

…fue parte de los “daños colaterales”, de los “imprevistos previsibles” de este sistema de mierda, que mantiene los negocios capitalistas al costo del sudor y la sangre del pueblo. ¿Culpar a los trabajadores? ¿A los pasajeros? El colmo del cinismo. Los millones no van a sueldos ni a mantenimiento de trenes y vías: van a los bolsillos de los Cirigliano (no muy diferentes de los Taselli), de los Pedraza, de los Schiavi y los Kirchner de este mundo.

Che, Cristina, los 90, ¿no se habían terminado? Lágrimas de cocodrilo vierte la presidenta. Será para hacer juego con la cartera.

Anuncios

Publicado el febrero 23, 2012 en Opinión, Política y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

¿Algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: